martes, 28 de junio de 2016

¿Orgullo de qué? Orgullosx de ser censuradx.







¿Orgullosxs de qué?

¿De aceptar la invención de lo gay como una identidad de consumo?
¿Orgullo de esa imagen rubia bien peinada de lo “gay”, generalmente hipermasculinizada que encasilla a las disidencias en las siglas LQBTTQI?
¿Orgullosxs de que el hétero partido Socialista Unido de Venezuela siga diciéndole maricón a sus adversarios políticos como insulto?
¿Orgullo por qué el presidente Nicolás Maduro le haga guiños hetero-chevre al empuñar una bandera del arcoíris para quitarse los señalamientos de homolesbotransfobia?
¿Orgullosxs por tener una diputada trans respaldada por un partido de derecha tan homolesbotransfóbico como el PSUV?
¿Orgullosoxs de que en Chacao la hetero-política gay friendly permite la unión estable de hecho -concubinato- entre personas del mismo sexo para demostrar lo caritativos que son?
¿Orgullosxs que la “ Sexogenero-diversidad”, esa especie de categoría monstruosa creada por la heterosexualidad se reúna con Arreaza?
¿Orgullosxs de que alguna vez el presidente Chávez nombró a la “sexogenerodiversidad” y por ese hecho la “Revolución” deja de ser pacata y ya estamos incluidxs?
¿Orgullosxs de que “por lo menos nos nombraron”, “por lo menos nos llamaron a reunirnos en el Consejo Presidencial de la Sexodiversidad”?
¿Orgullosxs de que aún las leyes no reconozca cuerpos/subjetivitades disidentes?
¿Orgullo de que la educación sexual en las escuelas aún siga siendo heterosexista?
¿Orgullosos de qué los crímenes de odio por homolesbotransfobia en nuestro país no estén tipificados como tal?
¿Orgullosos del olvido de los asesinatos a trans y trabajadoras sexuales y el encierro en el closet de la impunidad de todos los asesinatos a cachaperxs, maricxs, trans, trabajadoras sexuales?
¿Orgullosxs de la no reparación ante los asesinatos de odio?
¿Orgullosos de tener una hétero-fálica revolución que poco revoluciona su propia moral y se relame en una supuesta vanguardia latinoamericana ?
¿Orgullosxs de no reconocer en nuestra historia no hetero-compalciente a Sylvia Riviera, venezolana-puertoriqueña, “reina olvidada en el exilio”, disidente sexual, quien impulsó junto con J Jhonson la revolución de Stonewall en EEUU y por lo que hoy en día se celebra el “día del orgullo”?
Nada que celebrar.

PD: La crítica no puede ser complaciente. Las palabras incómodas, los cuerpos incómodos son los que hacen la Revolución. Soberanías Sexuales es un espacio de “las disidencias” subordinado a la heteropolítica complaciente. Desde hace tres años junto a otrxs compañerxs escribía en esta columna de la Revista Épale Caracas. Ya no. Por censura. Si nos censuran a unx, nos censuran a todxs.

Hace 47 años Sylvia Riviera, Venezolana-Puertorriqueña, “Reina olvidada en el exilio”, junto a J Jhonson, ambas migrantes, racializadas en EEUU se enfrentaron a la policía de la moral, desencadenando la “Revolución de stonewall”, iniciando un largo recorrido por los derechos de las disidencias sexuales y de género. Hoy 2016 la policía de la moral sigue intentando tachar nuestras voces-textos-cuerpxs, nuestros discursos son discidentes o no son. Hoy no tenemos nada que celebrar.

Comparto el texto que la policía de la moral y las buenas costumbres de la heteropolítica de la Revista a Épale Censuró. 

por Yosjuan Piña Narváez
@Erchos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada