lunes, 7 de noviembre de 2011

¿Carro sin placa no anda?

Sobre esa agarrada de culo...

El culo siempre será territorio prohibido en el mandato de sexualidad de hombres heteronormados. En la cartografía corporal es un lugar que debe ser oculto, no tocado, salvo en esos momentos de absoluta intimidad individual: el baño, luego de defecar. Varios rituales van reafirmando la clausura del culo en el cuerpo de hombres heterosexuales, ¿recuerdan el juego carro sin placa no anda? Una defensa a ultranza por evitar que te toquen el culo, y si te lo dejabas tocar recibías doble castigo, el moral porque pecabas de marico y el físico: "patadas por ese culo". El placer está heteronormado, en hombres el placer sólo depende de la erección, penetración y eyaculación, sin obviar la estimulación oral proveniente de una mujer- claro está-.  ¿Y qué pasa cuando el placer está allí, en el culo?  Comienza la sanción nuevamente, y para muestra no olvidemos como es recordado el famoso actor  Jorge Reyes. Es precisamente Por esto, por la aversión al “culo” que genera tanto ruido la escena donde un Pablo Pérez- el candidato maracucho- le da un apretón de nalgas a otro hombre delante de un acto politico\ religioso en conmemoración ante la Virgen de la chinita. Luego de esto, toda una movilización mediática para cuestionar moralmente  aquel hecho “vulgar” de homoerotismo y hosexualidad que realiza un candidato presidencial.
 
¿Qué hay entre líneas? La homofobia de un Estado –algunos voceros oficiales- que defiende la moral católico\burguesa. - Sí, esto es el inciso, necesario, somos revolucionarixs, y por ello creemos en la transformación-, 
Y no se trata de defender al fulano Pablo, sino entender que los argumentos asumidos desde la Revolución defienden la idea que Dios creó al hombre y a la mujer para que se amaran, desde las redes sociales y voceros del chavismo se esbozaban comentarios escandalosos ante la afectividad y erotismo entre personas del mismo sexo. ¿Qué pasaría si esta acción de homoerotismo y afectividad entre hombres ocurriera en las filas del oficialismo? ¿Qué pasaría si un candidato o candidata presidencial se asumiera públicamente como homosexual?

La discusión va más allá de los mitos del culo, el escándalo generado por alguien que está bajo los efectos del alcohol realiza prácticas “homosexuales” –párenle a las comillas”. La discusión se centra en: si sobre un hombre, blanco, adinerado, de la oligarquía marabina, candidato a presidente “aparentemente heteroxexual” recae sobre él todo el peso de burla y es señalado por el dedo de la moralidad. ¿Qué queda para jóvenes, mujeres, negros, negras, pobres, patas en el suelo, sexogenero-diversxs que transitan por las calles y se someten a las miradas prejuiciadas de una moral Católica? Qué queda para jóvenes, mujeres, hombres sexogenerodiversos, que son botadxs de sus casas, que son chalequeadxs en el liceo, en la escuela, y son excluidxs, de la educación del sistema laboral, por su orientación sexual y de género?

Una revolución que se escandaliza con el “culo”, se escandaliza con lo íntimo, con aquello que se oculta, que se esconde, con las heces, con lo que nadie desea, con lo que apesta para esta sociedad, es una revolución pacata, iluminada por las luces del catolicismo y la moral Burguesa, que esconde, lo burdo, lo feo, lo espurio y lo que no aparece en la biblia.




Un famoso pensador ruso Mikhail Bakhtin señalaba que lo cómico está asociado siempre a lo material y no a lo espiritual.  Si se asocia esta relación con el cuerpo humano “la parte de arriba – representa los pensamientos, lo espiritual, la moral, los sentimientos por carecer de peso se ubica en esta parte superior del cuerpo, y  en la parte de abajo se encuentra “lo material”. Asì en el ser humano, la cabeza, sede del pensamiento, se halla arriba mientras que las partes materiales y más asociadas a la tierra, como son el vientre, el sexo o el culo se encuentran abajo. La dimensión social y cultural de poder mantienen esta distribución: arriba, dominando está la moral de los poderosos/as –generalmente hombre heterosexuales-, y subordinada está el cuerpo, normado, disciplinado hetero-domesticado.

Sin Verguenzas
Hombres Contra el Machismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario